Viaje a Japón: rumbo a la isla Iriomote

20 Mai 2019 - Asia
Viaje a Japón: rumbo a la isla Iriomote

Los viajeros pueden disfrutar del ambiente exótico en el paisaje japonés, especialmente, en Iriomote, que se encuentra en el Archipiélago de Yaeyama, Prefectura de Okinawa. En el corazón de una atmósfera tropical apenas perturbada por 150.000 turistas al año, esta isla está rodeada de playas blancas y posee todo lo necesario para complacer a los amantes cansados de los destinos naturales más desgastados. En un territorio casi prácticamente cubierto de bosques y manglares, el excursionista debe disponer de buenos zapatos para acomodar sus pies. Para disfrutar de cada original rincón de esta isla con total seguridad, es esencial unirse a un grupo de visitantes o utilizar los servicios de un guía local. Tanto por tierra como por mar, Iriomote cuenta con una serie de lugares que introducen al viajero en el maravilloso Japón "natural".

 

La isla Iriomote y su privilegiada situación geográfica

Tras una hora de navegación desde la isla de Ishigaki, la belleza de la isla Iriomote supera al cansancio del visitante. Con un tamaño de poco menos de 300 metros cuadrado, Iriomote no tiene aeródromo. Después de una llegada, casi siempre difícil, a este pedazo de tierra que se asemeja a una isla del Pacífico Sur, el paisaje invita rápidamente a relajarse. Esta isla, de sólo 2.000 habitantes, está cubierta de bosques primarios. Los pasajeros acceden por dos puertos situados en los lados este y noroeste. Durante la temporada alta de turismo, el puerto de Ohara, al sureste, recibe varios barcos turísticos cada hora.

Al estar bien protegido de los caprichos del viento, el puerto es accesible durante todo el año, excepto los días de mal tiempo. El puerto de Uehara es en el que, más a menudo, atracan los barcos de los visitantes, aunque el trayecto dura unos 15 minutos más. Los transbordadores desde Ishigaki pasan por la isla de Hatoma antes de llegar a Iriomote. El puerto de Uehara se encuentra más cerca de las atracciones turísticas que su homólogo del sureste de la isla y, a pesar de ello, cuenta con una línea de autobuses que sale del muelle. La isla de Iriomote también se beneficia de su ubicación en el corazón del Parque Nacional Iriomote-Ishigaki. Delimitado en 1.972, este parque posee el manglar más septentrional de Asia, que cubre la mayor parte de la superficie de la isla.

 

Las playas de Iriomote, nada igual en el mundo

Numerosos visitantes incluyen las playas de Iriomote en su itinerario de viaje, no para nadar sino para observar su arena estrellada. Esta expresión no es pictórica, es real. Sobre su formación, la leyenda cuenta que estas pequeñas estrellas nacieron del amor entre la constelación de la Cruz del Sur y la Estrella del Norte, mientras que la ciencia dice lo contrario. Los miles de exoesqueletos que pueblan las costas de Iriomote son los restos de pequeños organismos marinos transportados por las olas y depositados en la costa a lo largo de los años.

Toda el área de las costas es ideal para descubrirlas. Las playas se mantienen en su estado original, ninguna construcción altera la belleza de dichas costas. Además de nadar, con precaución para prevenir las picaduras de medusas, muchas personas exploran el lecho marinocon esnórquel. A pocos metros de distancia, un arrecife de coral protege las costas. Los dos puertos de la isla también cuentan con centros de buceo que acompañan a buceadores y a los que no lo son en su búsqueda de lugares salvajes alrededor de la isla Iriomote.

 

Visitas ribereñas para conocer la naturaleza virgen de Iriomote

Hay que subir uno de los dos ríos de la isla para recorrer, en todo su esplendor, los bosques y manglares que componen casi la totalidad del paisaje de Iriomote. En el plácido curso de Nakama o Urauchi, los barcos navegan hacia el corazón de la isla, donde la selva protege a numerosas especies endémicas de Japón y, concretamente, de Iriomote. Las caminatas pueden extenderse a los hábitats de los gatos monteses de Yamaneko, que, dependiendo del clima, también recorren las orillas de ambos ríos.

Esta especie, en la actualidad, sigue manteniendo la fascinación de los investigadores. Asociado durante mucho tiempo a la leyenda de un misterioso felino, a diferencia de los gatos domésticos, a este leopardo le gustan las zonas costeras húmedas. En la actualidad, los bosques de Iriomote siguen reuniendo todas las condiciones para su desarrollo, incluso si están en crítico peligro de extinción. Alrededor de un centenar de especímenes aún viven en la remota selva de la isla. Los recorridos por el río Urauchi se realizan a través del río más largo del archipiélago. Con su aire amazónico y su claridad, este río contiene en sus entrañas innumerables especies de peces que se podrán observar durante el viaje. Más de 350 especies viven bajo las aguas de Urauchi, en ocasiones, también visitadas por tiburones bulldog.

Si el clima lo permite, se programan opcionales caminatas por los manglares. Para encontrarse con la vegetación tropical, tan solo se necesitan dos horas siguiendo un sendero bien señalizado a través de ecosistemas pantanosos. Incluso en las profundidades de la selva, las instalaciones han sido diseñadas para el "confort" de los visitantes, pues hay disponibles hasta inodoros. Para preservar adecuadamente el ecosistema forestal, se recomienda no abandonar la ruta marcada.

Los más aventureros ascienden el río en canoa o kayak. Para la ocasión, los barcos alquilados por los turistas los llevan a la entrada del recorrido antes de regresar para, después de 2 horas, volver a recogerlos. Hay varias opciones disponibles para que los visitantes recorran el río. Algunos eligen ir sólo en barco, regresar o permanecer a bordo, otros opta por un viaje para después hacer senderismo por el bosque y tomar otro barco al final del viaje. En este caso, las salidas se programan cada hora, desde las 9:30 de la mañana hasta las 3:30 de la tarde.

 

Cruzar Iriomote a pie, ¿un buen plan para descubrir la isla?

Esta ruta es más bien técnica, requiere buenas condiciones físicas y hay que comunicar el recorrido previsto en la comisaría de policía de la isla. El camino que atraviesa Iriomote, de norte a sur, tiene una longitud de 20 km. Como, en el extremo sur de la isla, el sendero no está muy bien señalizado, para encontrar el camino de regreso, lo ideal es utilizar los servicios de un guía local. El sendero también serpentea a través de la selva, encontrándose en el territorio de varios animales salvajes.

 

Iriomote, ¿Dónde comer, alojarse y divertirse?

Para tomar el pulso del archipiélago, es necesario fijar un rumbo hacia el islote de Hatoma. Es donde se encuentra el único restaurante y el más cercano a Iriomote donde, además, se pueden alquilar habitaciones. Cuando se trata de hoteles, Iriomote tiene algunos clasificados como “de lujo”. En la playa o con una vista panorámica de la selva, estos hoteles suelen estar completos, especialmente durante la temporada turística. Por lo tanto, es necesario hacer reserva con antelación.

En Iriomote, también se han creado algunos resort. Los más famosos se encuentran a 10 minutos del puerto de Ohara. Estos resort, como parte de los paquetes vacacionales, ofrecen un servicio de transporte gratuito desde el puerto. Las opciones de alojamiento incluyen, además, actividades organizadas, por ejemplo buceo, snorkeling y canoas. Iriomote también posee pensiones, la mayoría de ellas a menos de 5 minutos a pie de las playas de la isla. Algunos alojamientos están escondidos en el corazón de los jardines tropicales y, en toda su superficie, disponen de una conexión Wi-Fi.

 

¿Cómo moverse por Iriomote?

Un autobús turístico está a disposición de los viajeros que desean recorrer la isla a través de la carretera provincial 215, única carretera de la isla y está bastante curvada. Mientras se fotografía un panorama impresionante, se necesita sólo una hora para viajar a través del conjunto de Iriomote. El autobús local también conecta las principales partes de la isla, al igual que los taxis estacionados cerca de los dos puertos de la isla.

 

¿Dónde prolongar su estancia en Iriomote?

Las Islas Miyako, tesoros de la naturaleza por descubrir

Las Islas Miyako son casi inseparables durante un viaje a Iriomote. En el sur de Japón, este grupo de islas también forma parte del archipiélago Sakishima con las islas Yaeyama, incluyendo a Iriomote. El archipiélago de Miyako, con su mosaico de 8 islas habitadas, es un verdadero paraíso tropical. La isla más grande del archipiélago, la isla de Miyako, está situada a 120 kilómetros al suroeste de la isla de Ishigaki, desde donde los visitantes se dirigen a la isla de Iriomote. El vuelo entre las dos islas dura menos de una hora.

La isla de Miyako, con una superficie de 158 km², alberga el principal aeropuerto del archipiélago en Hirara. Su principal ciudad también dispone de un puerto desde donde salen los transbordadores que llegan a los islotes vecinos de Shimoji e Irabu. Al igual que Iriomote, el archipiélago de Miyako posee un clima subtropical característico de las islas japonesas. El período más agradable para las visitas es entre abril y noviembre, cuando la temperatura ronda los 25°C y las precipitaciones son escasas.

 

Rumbo a las playas más hermosas de Miyako

Alrededor de un territorio compuesto de suelo calizo, el mar es transparente. Las playas que rodean la Isla Miyako son muy blancas. Las extensiones de arena de la parte suroeste de la isla se encuentran entre las más populares para disfrutar del relax en la orilla del mar. Son hermosas, pero no muy frecuentadas, por lo que ofrecen la oportunidad de relajarse rodeado de un ambiente virgen. La playa de Yonaha Maehama se encuentra, a menudo, en los tours dela isla. Hay numerosas actividades y algunos bares y restaurantes están situados junto al mar. Frecuentemente, desde esta playa, las excursiones en barco se combinan con actividades de snorkeling y buceo.

Al noroeste, el paisaje es diferente, aunque las playas siguen siendo excepcionales. Están rodeadas de acantilados rocosos que las protegen de las corrientes marinas. También hay abundantes actividades de deportes acuáticos, con la ventaja añadida de varios lugares para alquilar, entre otros, equipos de submarinismo. En esta parte de la isla, la playa de Sunayama , con sus aguas azules y su clima en constante cambio, encarna perfectamente la imagen del exótico Japón.

En el sureste de la Isla Miyako, las playas están más dedicadas al snorkeling. En lugares de cómo Playa de Boraga, por ejemplo, muchas especies de peces y tortugas marinas pueblan el lecho marino. Esta playa es también la playa en la que los piragüistas y aficionados al kayak se dan cita en Miyako.

 

Facilidad a la hora de desplazarse alrededor de Miyako

Con una anchura de unos 20 kilómetros, la isla de Miyako es de fácil acceso, de este a oeste, en coche. Por lo tanto, unos pocos minutos son suficientes para llegar a cualquier punto turístico de la isla. El vehículo, disponible para que los visitantes lo alquilen, era el medio de transporte más utilizado en la isla. El ciclismo también está muy accesible, pues este medio de transporte también permite viajar por el puente que une la isla de Miyako con el islote de Irabu. Este puente tiene 5 km de largo y conduce a algunos de los lugares de buceo más hermosos del archipiélago de Miyako. Más de un centenar de sitios esperan a buceadores, ya sean experimentados o principiantes. En Irabu, los paseos en barco a lo largo de la costa también atraviesan diversas cuevas que salpican la costa.

 

En Miyako, para disfrutar de la deliciosa cocina local

En esta región de Okinawa, es imposible dejar pasar la oportunidad de probar la cocina tradicional local. La isla de Miyako es una importante zona agrícola, por lo que abundan las frutas exóticas que, además, se incluyen en los postres servidos en hoteles y restaurantes. La papaya de Manju es especialmente gracias a por su sabor naturalmente dulce y a su riqueza en nutrientes esenciales para el cuerpo. Los mangos también son deliciosos. La carne de vacuno es de excelente calidad y los mariscos, como es lógico, son tan sabrosos como otros muchos ingredientes principales de la cocina local. El pequeño cangrejo Yashigani, también llamado "cangrejo de coco", se prepara de diferentes maneras. Los buñuelos de camarones y verduras se sirven, a menudo, junto a los famosos fideos de alforfón, conocidos como Soba, muy famosos en Japón. Los platos se pueden degustar fríos o calientes en un caldo. Los fideos de alforfón están estrechamente ligados a la historia de Japón, pues se consumen desde la Era Edo, a finales del siglo XVI.

Informaciones sobre el autor: Alexia Debarco
Soy apasionada de viajes desde que obré en el dominio del turismo. Hice numerosos descubrimientos a lo largo de mis experiencias. Los viajes, los conozco bien. Destinos, hay mucho. Cada lugar es único y esconde muchos secretos. Entonces, a través de mis escritos, les hago descubrir los misterios de los lugares más bellos del mundo. No vacilen sobre todo en dejarme comentarios o críticas.
  • Compartir :
  • Reaccionar :

Publicar un comentario

captcha

Descubrir también

COMPAÑERO DE SUS VACACIONES