Seychelles, un paraíso del Ecoturismo

11 Février 2019 - África y el Océano Índico
Seychelles, un paraíso del Ecoturismo

A unas 10 horas de vuelo de España, el archipiélago de Las Seychelles es el destino ideal para realizar un viaje de Ecoturismo por el corazón del Océano Índico. Este país garantiza hermosas sorpresas a través de sus islas, que albergan una maravillosa fauna y flora, además de playas inolvidables.

 

Seychelles, un destino de lujo y naturaleza en el corazón del Océano Índico

Las Seychelles es un archipiélago bastante aislado que, situado en el corazón del Océano Índico, está compuesto por 115 islas e islotes. El archipiélago se encuentra a unos 7.800 kilómetros de Madrid y se extiende a lo largo de 2.100 kilómetros de la costa de Kenia, 1.500 kilómetros de la costa de Somalia y 1.000 kilómetros de la costa de Madagascar.

Seychelles hace pensar en lujosas lunas de miel junto al mar pero, además, es un destino ecoturístico por excelencia. En la actualidad, más del 40% del territorio de Las Seychelles está declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

 

Una escapada por la naturaleza en el Valle de Mayo, en Praslin

Situado en el noreste de la isla principal Mahé, cerca de La Digue, Praslin es la segunda isla más grande del archipiélago y una escala esencial durante una estancia de Ecoturismo en Las Seychelles. Naturaleza, autenticidad y tranquilidad son las palabras clave de este viaje. La "Isla de los Loros Negros" alberga el famosa Valle de Mai (Vallèe de Mai), una Reserva Natural declarada, en 1.983, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Situado en el centro de Praslin, este parque que abarca el Valle de Mai, tiene una superficie de más de 20 hectáreas. El valle debe su fama mundial a su cocotero de mar, una planta endémica en las Seychelles que crece sólo en esta reserva y en la isla Curieuse.

Considerado por los lugareños como un símbolo del país, el cocotero de mar está totalmente protegido en el Valle de Mai, pues las autoridades locales imponen determinadas medidas para preservar los árboles y sus frutos. Por ejemplo, está prohibido comer sus frutas para evitar su posible desaparición con el tiempo. De hecho, tienen que pasar cerca de dos décadas para que un cocotero de mar produzca fruta.

Con un guía naturista, durante el recorrido por esta reserva natural, hay la oportunidad de descubrir un centenar de especies de plantas y animales, incluyendo el famoso loro negro de las Seychelles. Este parque es un verdadero museo al aire libre que muestra toda la riqueza de la biodiversidad tropical de las Seychelles. Desde principios de la década de 1.970, no se ha permitido ninguna actividad humana en la zona.

Visita a los Parques Marinos y a las Playas de Praslin

Un viaje ecoturístico a las Seychelles es una gran oportunidad para visitar los parques marinos y las playas más hermosas de Praslin. Para disfrute de los entusiastas del snorkel y del buceo, la costa de esta isla está protegida por un amplio arrecife de coral. Dichas actividades brindan la ocasión de contemplar la abundante vida que hay en el lecho marino del archipiélago. Para preservar la calidad de estos fondos marinos, no están permitidos los deportes acuáticos motorizados.

En la costa noroeste de Praslin, se puede disfrutar de una de las playas más bonitas de la isla, Anse Lazio. Este paradisíaco entorno es perfecto para momentos de relax gracias a sus turquesas y transparentes aguas y a su fina franja de arena bordeada de rocas y cocoteros. Esta playa, sin duda, refleja la belleza natural de las Seychelles. En la costa norte, está Anse Volbert que, también conocida como Côte d'Or, es una playa salpicada de hoteles y villas de lujo.

Desde Praslin, es posible organizar una excursión para descubrir los islotes protegidos de Curieuse o Cousin. Los buceadores tendrán la posibilidad de explorar el Parque Nacional Marino Curieuse, que se extiende entre Praslin y la Isla Curieuse, y nadar entre peces multicolores y tortugas marinas. En Curieuse, también se pueden admirar las tortugas terrestres gigantes de las Seychelles que, con un peso de hasta 300 kg, es la especie de tortuga más grande del mundo.

Aquellos que tengan la oportunidad de visitar la Isla Cousin, deben tener en cuenta que los picnics, fumar y bucear están prohibidos. La actividad principal es la observación de aves como la fragata, la gaviota argéntea y el charrán de hadas. A pocos kilómetros de Cousin, se encuentra la isla de Cousine y sus lujosas villas vacacionales.

 

Un viaje a La Digue, la isla más fotografiada de Seychelles

Situada a pocos kilómetros al sureste de Praslin, la isla La Digue es conocida por su tranquilo estilo de vida y sus bellos paisajes naturales. Es una de las islas más hermosas del archipiélago gracias, principalmente, a sus playas vírgenes, sus rocas de granito, sus campos de azafrán y sus plantaciones de vainilla. En un entorno tan idílico, La Digue se ha convertido en uno de los destinos de Luna de Miel más populares entre los recién casados que buscan una lujosa estancia bajo el sol.

La Digue es una pequeña isla de 5 kilómetros de largo y 3 kilómetros de ancho. Sus tres únicos pueblos, La Passe, L'Union y La Reunión, están situados en la costa oeste. En la isla casi no hay carreteras y los coches son raros pues, para apreciar mejor la belleza de sus paisajes, las visita por La Digue se realizan a pie o en bicicleta. Sólo hay un hotel de lujo. Sin embargo, discretas pero funcionales, las habitaciones de huéspedes y las pequeñas villas de vacaciones están construidas en el corazón de la naturaleza con el fin de preservar la autenticidad de la isla.

Esta isla también debe su fama a sus playas de arena blanca, esmaltadas con rocas de granito rosa, y bañadas por tranquilas aguas de color turquesa. Anse Source d'Argent, Anse La Réunion, Anse Cocos y la Grand Anse son algunas de las playas cuya visita es “casi” obligatoria. Lo más común en ellas es nadar, bucear y hacer snorkeling pues, para conservar su estado natural, no disponen ni de tumbonas ni sombrillas.

En el interior de la isla de La Digue, hay algunos senderos por los que se puede caminar y observar la vida silvestre local compuesta, entre otros animales, por aves, como “la viuda de las Seychelles”, y los murciélagos voladores. La Digue cuenta con un helipuerto que facilita el acceso a la isla de Mahé.

 

Descubriendo Silhouette, la isla azul y verde

Silhouette es uno de los principales destinos de Ecoturismo de las Seychelles. Es una de las islas más grandes del archipiélago y está clasificada como Parque Nacional. Más del 90% de su territorio, es decir, unos 20 km², está protegido. Esta isla montañosa seduce a los amantes de la naturaleza y del mar. Entre las actividades que se pueden realizar en ella, destacan las excursiones a través de su exuberante selva de palmeras, lataniers, jackfish y albizias y los recorridos por las plantaciones de café, canela, tabaco y aguacate.

Los guías expertos ofrecen paseos y excursiones por la isla para explorar los exuberantes picos de Silhouette o las calas salvajes. A lo largo de las excursiones, es esencial y obligatorio el cumplimiento de las instrucciones de protección del Medio Ambiente. También es posible realizar una visita a la granja de tortugas de Ron Gerlach, donde se pueden ver tortugas de más de 120 años de edad y cuyo peso medio es de 200 kg.

Otro de los atractivos de Silhouette son sus hermosas playas. A lo largo de la costa, se ven magníficas playas de arena fina, por ejemplo, Lascars Cove, Coco in Trou y Zeng Zeng Point. En estos paradisíacos lugares es posible nadar, pescar en alta mar, bucear, con o sin botella, y navegar en velero. Durante una sesión de submarinismo se podrán contemplar mantas rayas, morenas, peces payaso y otras muchas y sorprendentes especies marinas.

 

Observación de aves en Bird Island

Bird Island es una pequeña isla de coral situada a unos 100 kilómetros de Mahé que, con 1,5 km de largo por 0,5 km de ancho, es el refugio de miles de aves acuáticas. Este territorio privado y protegido dispone de algunos bungalós para recibir a los visitantes. Con la finalidad de preservar el equilibrio ecológico de la isla, dichos alojamientos ofrecen un confort sencillo.

Esta isla resulta agradable de visitar en cualquier época del año pero, el mejor momento para observar la mayor concentración de aves, es entre mayo y septiembre. Se podrá contemplar a los charranes negros, al autillo de Seychelles, al rabijunco, al cucal malgache, al carricero de Seychelles, a las golondrinas de mar y a muchas otras fascinantes especies. A lo largo del invierno europeo, esta isla está frecuentada por numerosas especies de aves migratorias y limícolas.

En Bird Island, también se pueden encontrar las tortugas gigantes de las Seychelles, incluyendo la gran tortuga "Esmeralda", con más de 180 años de edad y un peso de 300 kg. La playa de la isla, rodeada de blanca arena y bordeada de aguas tranquilas, también llama la atención permitiendo, además, practicar actividades como nadar, pescar en alta mar y bucear.

 

Una escapada al Atolón protegido de Aldabra

Para visitar el Atolón de Aldabra es necesario solicitar autorización y hacer una reserva con bastante antelación, pues esta Reserva Natural es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Es el segundo atolón coralino más grande del mundo y una de las últimas áreas naturales mejor conservadas del planeta.

Aislada y deshabitada, Aldabra está accesible al turismo aunque con muchas restricciones y medidas de control que, impuestas por las autoridades de las Seychelles, sirven para proteger su ecosistema. Este atolón se compone de 4 islas silvestres separadas por estrechos pasos y rodeadas de manglares. Su costa está salpicada de lagunas y playas de arena blanca vírgenes.

Durante una visita a esta isla es posible ver miles de tortugas terrestres gigantes, grandes cangrejos y numerosas especies de aves, incluyendo el ibis sagrado, el charrán, la fragata, la garza, el flamenco y el cernícalo de Madagascar.

 

Senderismo en las Islas Seychelles

El senderismo es una excelente forma de disfrutar de la excepcional fauna y flora de las Islas Seychelles. El archipiélago posee 18 senderos oficiales y 23 no oficiales. En Mahé, se encuentra el Parque Nacional de Morne Seychellois, que cubre el 20% de la superficie de la isla. Situada al noroeste de Mahé, esta verde montaña alcanza los 906 metros de altitud. Desde la ciudad de Victoria, siguiendo la carretera Sans Souci se llega a algunas de las rutas de senderismo más bellas del archipiélago.

Los más aventureros pueden escalar los acantilados de Trois Frères, que alcanzan los 699 metros de altitud, o el Morne Blanc, con 667 metros de altura. El esfuerzo de esta escalada se verá recompensado con espléndidas vistas de los paisajes de las Seychelles, esmaltados con exuberante vegetación tropical. Frente a la costa noreste de Mahé, Île au Cerf también muestra hermosas caminatas por el corazón de la naturaleza. Para llegar a su punto más alto, a 108 metros sobre el nivel del mar, hay que caminar a través de una espesa selva.

 

Algunas reglas que hay que seguir durante una estancia de Ecoturismo en las Seychelles

El Ecoturismo, o Turismo Sostenible, se basa en el respeto por la naturaleza, por las poblaciones locales y por su cultura. Para que el viaje a las Islas Seychelles sea todo un éxito, los turistas deben asegurarse de seguir ciertas reglas con el fin de minimizar el impacto de su estancia en el medio ambiente. Antes de iniciar el viaje, lo mejor es conocer la historia y la cultura de la zona a visitar.

Lo principal es encontrar toda la información que se pueda sobre cómo comportarse. Por ejemplo, dependiendo del país, besar en público puede resultar chocante para la población local. Es importante realizar compras responsables para contaminar lo menos posible durante la estancia. Con la meta de respetar a las poblaciones locales, hay que adaptarse a su cultura y tradiciones. Para disfrutar de una mejor acogida y adentrarse en la vida local, lo mejor es aprender un poco la lengua local.

Fomentar los servicios e instalaciones ofrecidos por la población local sirve para contribuir al desarrollo de la región. En el Ecoturismo, el respeto por la fauna y la flora es realmenteimportante, por lo que es necesario cumplir con la normativa vigente en los parques naturales. Durante un recorrido por la naturaleza, para no molestar a los animales, es recomendable mantenerse en silencio. Otra norma es, a una distancia razonable y de seguridad, vigilar a los animales y evitar cambiar su comportamiento. No se debe introducir plantas foráneas en las zonas visitadas. Con el turismo sostenible es posible disfrutar de la naturaleza sin necesidad de perturbarla.

Informaciones sobre el autor: Beatriz Delcruz
Saliendo de una gran escuela de Turismo, supe bien utilizar mis conocimientos en este sector. Me permitió descubrir las mil facetas de los países del mundo entero. Precisamente, paso mi tiempo en viajar. Y eso me ayuda mucho a construir mi propia vida. Por lo tanto, escribo para dar consejos e ideas para que pueda sentirse bien y preparar bien su periplo. Entonces, no dudan en comunicar sus opiniones.
  • Compartir :
  • Reaccionar :

Publicar un comentario

captcha

Descubrir también

COMPAÑERO DE SUS VACACIONES