Descubrir Irlanda a través del Condado de Louth

21 Novembre 2018 - Europa
Descubrir Irlanda a través del Condado de Louth

Irlanda es un destino perfecto para aquellos viajeros que buscan evasión y lugares auténticos. Si está planeando viajar allí durante sus próximas vacaciones, le aconsejamos visitar el Condado de Louth. Este destino, todavía poco conocido, es una pequeña fracción de Irlanda que cuenta con pintorescas ciudades, abadías y castillos centenarios, dólmenes y páramos en los que las leyendas celtas se mantienen vivas.

 

Explorando Louth, el condado más pequeño de Irlanda

Con una superficie de 826 km² y repleto de lugares y sitios interesantes, de los originales condados de Irlanda, Louth es el más pequeño de todos. Este condado está situado en la provincia de Leinster, a unos 75 kilómetros al norte de la capital, Dublín, cerca de la frontera con Irlanda del Norte. El nombre "Louth" proviene de "Lug", uno de los dioses más importantes de la mitología celta.

El condado de Louth tiene sólo 123.000 habitantes, muchos de los cuales habitan en las ciudades de Drogheda (Droichead Athaen gaélico irlandés) y de Dundalk. Sin duda, es un destino auténtico que posee una rica historia y un excepcional patrimonio natural compuesto por verdes paisajes salpicados de cruces celtas, montañas escarpadas, costas salvajes con bahías yabruptos acantilados.

 

Ciudades que no debe perderse en el Condado de Louth 

Drogheda

Situada en el corazón del Condado de Louth, al fondo del estuario del río Boyne, Drogheda es una de las ciudades más antiguas de Irlanda y posee un centro compacto que resulta muy fácil de visitar a pie. Una excursión por el centro de Drogheda conecta con Millmount Fort, situado en la cima de una colina artificial con vistas al río Boyne. Millmount Fort consiste en una torre de dos plantas fortificada que, en 1.808, fue construida por los ingleses con el fin de proteger a la ciudad de los ataques de Napoleón. En la actualidad, esta edificación alberga el Museo de Millmont, dedicado a la historia de Drogheda, además de un pueblo de artesanos y un restaurante.

También conviene visitar StLaurence'sGate (La Puerta de San Lorenzo), la única puerta que se conserva de las siete que permitían atravesar las murallas de la ciudad medieval. Se trata de un edificio del siglo XIII, compuesto por dos torres almenadas de cuatro pisos cada una. Continúe su caminata hasta Magdalene Tower (la Torre de la Magdalena), un reducto de un antiguo monasterio dominicano construido en el siglo XIV por el arzobispo Lucas de Neterville. Reserve algo de tiempo para acercarse a la Iglesia de San Pedro, edificada en el siglo XVIII. Esta iglesia es conocida por poseer el relicario que alberga la cabeza, perfectamente conservada, de San Olivar.

 

Dundalk

Situada en la frontera norte de Irlanda, junto al Mar de Irlanda, Dundalk es una ciudad salpicada de pequeñas avenidas, suntuosas casas y mansiones que, en su día, fueron propiedad de la nobleza normanda. La localidad invita a dar un agradable paseo por su litoral y disfrutar de la vista de la bahía y de las agrestes playas. Los amantes de la historia tendrán la ocasión de descubrir RoacheCastle, que se trata de un castillo anglonormando en ruinas, construido sobre un montículo rocoso desde donde se puede contemplar una hermosa vista del paisaje circundante. Su acceso es gratuito.

Una escapada a Dundalk también brinda la oportunidad de visitar el famoso dolmen Proleek, situado en el Ballymascanlon Hotel Park. Este tesoro arqueológico irlandés se remonta a 3.500 años antes de nuestra era. Consiste un imponente dolmen de 3 metros de altura rematado por una losa de más de 35 toneladas. Según la creencia local, se concedería un deseo a cualquiera que pudiera tirar una piedra,a la parte superior del dolmen, sin que se cayera.

 

Ardee

Situado a medio camino entre Dundalk y Drogheda, Ardee está maravillosamente situado en el corazón de un montañoso paisaje agrícola. Es una acogedora ciudad en la que se pueden encontrar numerosos cafés, restaurantes, pubs, posadas y tiendas. La ciudad es famosa por el Festival Ardee Baroque que, cada año en noviembre, rinde homenaje a la música de los siglos XVII y XVIII. En Ardee, se puede caminar por Main Street y ver dos castillos medievales repletos de historia. Los más curiosos pueden visitar la iglesia de Kildemock, de la que se dice que "saltó" para expulsar los restos de un hombre excomulgado.

 

Annagassan

Fundada en la desembocadura del río Glyde, en el Mar de Irlanda, Annagassan es un lugar de visita obligada para seguir las huellas de los vikingos en el Condado de Louth. En esta ciudad, un equipo de arqueólogos descubrió el centro de comercio naval vikingo "LinnDuachaill", además de más de doscientos objetos vikingos, por ejemplo, broches, alfileres, monedas y tazas de plata.

 

Maravillas naturales e históricas del Condado de Louth

Península de Cooley

La Península de Cooley es uno de los lugares naturales más impresionantes del Condado de Louth. De hecho, fue galardonada con el premio “Destino Europeo de Excelencia”. Es un páramo que se extiende desde Carlingfort hasta Dundalk, en la costa Este del país, cerca de la frontera con Irlanda del Norte. Rodeada de mitos y leyendas, esta península está considerada como el lugar de la saga " TheCattle Raid of Cooley", que evoca el conflicto entre el guerrero Cuchulainn y la reina Medbh de Connacht por el toro marrón de Cooley.

La Península de Cooley también posee varios restos arqueológicos que narran su glorioso pasado. Para explorarla, lo mejor es caminar a lo largo de los senderos marcados, incluyendo el Táinway, de 40 kilómetros de largo. En dos días se puede realizar el recorrido por este sendero compuesto por caminos forestales y de montaña que muestran espectaculares paisajes. Reserve algo de tiempo para visitar la Destilería Cooley que, situada en medio de un encantador paisaje, brinda la oportunidad de degustar un auténtico whisky irlandés.

 

Las Montañas Carlingford

Ubicadas al noreste de la ciudad de Dundalk, las Montañas Carlingford son un popular destino de senderismo en el Condado de Louth. Estos picos ofrecen espectaculares vistas de la bahía de Carlingford Louth y de las montañas de Mourne, en Irlanda del Norte. Los excursionistas más aventureros pueden realizar una caminata hasta la cima de la montaña Slieve Foye que, con 587 metros, es la montaña más alta de Carlingford.

Según la leyenda, el héroe mitológico celta Fionn Mac Cumhail está enterrado en el Monte Sleive Foye. Esta región montañosa está clasificada como un área especial protegida debido a la riqueza de su flora y su fauna que alberga a los " leprechauns” (duendes). Cada año se realiza una “cacería” de duendes a través de esta mítica montaña. En la ciudad de Carlingford, el pub PJ O'Hare conserva la ropa y el esqueleto de un leprechauns.

 

Estuario de Carlingford Louth 

Al igual que la Península de Cooley, el Estuario de Carlingford Louth ha sido galardonado con el premio “Destino Europeo de Excelencia” por su belleza natural. El Condado de Lough consiste en una hermosa costa que se extiende 88 kilómetros, desde la bahía de Carlingford Lough hasta las playas de Baltray. Apodado por los vikingos Witch's Bay, el Estuario de Carlingford Lough es un hito en la mitología irlandesa. Desde aquí, se puede disfrutar de una gran variedad de actividades al aire libre y de deportes acuáticos, incluyendo surf, esquí acuático y cruceros.

 

El Valle del Boyne

El Valle de Boyne es una parada importante para los amantes de la historia que viajan por el Condado de Louth. Es un exuberante valle que se extiende, a lo largo del río Boyne, desde Trinity Well y Newbury Hall hasta su desembocadura en el Mar de Irlanda. Sin duda, un viaje en el tiempo hasta 3.000 años a.C., descubriendo las tumbas de Dowth, Newgrange y Knowth. En este lugar, también se podrán contemplar los restos de una vivienda y túmulos funerarios que datan de la Prehistoria.

Otra opción es explorar la misteriosa Colina de Tara, salpicada de recintos circulares y numerosas tumbas, incluyendo las de Rath Lugh, Rath Laoghaire, Rath na Riogh, Rath Maeve y Rath of Synods. En este lugar se puede descubrir los restos del recinto real "Lialh Fáil", que significa "Piedra del Destino", y el yacimiento "Miodhchuarta", que conserva los restos de una importante sala de banquetes. Tara fue, también, la capital de los Reyes Supremos Irlandeses del siglo IV y el lugar en el que, en el siglo V, San Patricio desarrolló el concepto de la Trinidad.

 

Abadías y lugares místicos del Condado de Louth

Abadía de Monasterboice

Situada a unos 8 kilómetros de Drogheda, la Abadía de Monasterboice es uno de los lugares más famosos del Condado de Louth. Esta antigua abadía, construida en el año 521 por San Buite, discípulo de San Patricio, fue uno de los centros religiosos y culturales más importantes del país. Este lugar incluye un cementerio con un gran número de cruces celtas. Cerca del cementerio, se pueden ver las ruinas de un monasterio y los restos de una torre redonda que fue quemada en 1.907.

 

Cruz de Muiredach

En el interior del yacimiento de Monasterboice, se puede contemplar la Cruz de Muiredach, realizada en el siglo X por el abad Muiredach. Con 5,8 m de altura, es la cruz celta más alta del país. En sus cuatro lados, muestra finos grabados que representan más de 70 escenas del Antiguo Testamento y, en la parte central, muestra la escena del Día del Juicio Final. Los motivos celtas entrelazados, sin duda, embellecen esta cruz.

 

Abadía de Mellifont

Situada a 15 kilómetros de Drogheda, la Abadía de Mellifont es la abadía cisterciense más antigua de Irlanda y fue construida, en 1.142, por iniciativa de San Malaquías, Arzobispo de Armagh. Su arquitectura, decorada con arcos finamente tallados e inspirada en las abadías de la Europa continental, sigue siendo un modelo para la construcción de muchas otras abadías del país. Este edificio se encuentra actualmente en ruinas, pero todavía garantiza hermosas visitas culturales. Antes de explorar la abadía, es aconsejable visitar el Visitor Centre (Centro de Visitantes) para disfrutar de una presentación sobre las técnicas de construcción de edificios religiosos durante la Edad Media.

 

¿Cómo llegar al Condado de Louth?

La forma más rápida de llegar a County Louth es tomando un vuelo a Irlanda y aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Dublín. Este aeropuerto está situado a unos diez kilómetros al norte de la capital irlandesa. Desde Dublín, puede optar entre alquilar un coche o tomar un autobús, un taxi o un tren hasta Drogheda, en el Condado de Louth. Entre Dublín y la ciudad de Drogheda  hay unos 50 kilómetros de distancia, aproximadamente una hora de viaje.

 

¿Cómo moverse por el Condado de Louth?

Por el condado de Louth puede viajar en taxi, autobús, tren o coche de alquiler. Si quiere ahorrar en el transporte, la mejor opción son los autobuses y los trenes. Una vasta red cubre el condado, especialmente principales ciudades como Drogheda, Dundalk y Carlingford. Para viajar libremente por el Condado de Louth, resulta perfecto alquilar un coche al llegar al aeropuerto de Dublín, donde encontrará las oficinas de las principales empresas de alquiler de coches.

 

¿Dónde alojarse?

Hay disponibles numerosas opciones de alojamiento. Puede elegir un hotel, un camping o decantarse por alquilar un apartamento o una casa. Si planea pasar unas vacaciones en familia, lo mejor es reservar una casa de 2 ó 3 dormitorios, con capacidad para 5 ó 6 personas. Las principales instalaciones de alojamiento se encuentran en Drogheda, Dundalk, Ardee y Carlingford.

 

Especialidades culinarias del Condado de Louth

Desde el Richmond Fort hasta Drogheda, en el Condado de Louth abundan los restaurantes. Estos establecimientos sirven especialidades irlandesas, por ejemplo, el “irish stew”, un guiso elaborado con carne de oveja y patatas. Gracias a su apertura al mar, la comarca también ofrece una gastronomía en la que destacan productos del mar como las vieiras.

Informaciones sobre el autor: Alexia Debarco
Soy apasionada de viajes desde que obré en el dominio del turismo. Hice numerosos descubrimientos a lo largo de mis experiencias. Los viajes, los conozco bien. Destinos, hay mucho. Cada lugar es único y esconde muchos secretos. Entonces, a través de mis escritos, les hago descubrir los misterios de los lugares más bellos del mundo. No vacilen sobre todo en dejarme comentarios o críticas.
  • Compartir :
  • Reaccionar :

Publicar un comentario

captcha

Descubrir también

COMPAÑERO DE SUS VACACIONES