Archipiélago de las Berlengas: un tesoro escondido de Portugal

02 Novembre 2018 - Europa
Archipiélago de las Berlengas: un tesoro escondido de Portugal

Las Islas Berlengas, a pesar de ser un destino poco conocido de Portugal, ofrecen una excepcional variedad de atracciones. Situado frente a la costa de Peniche, este archipiélago posee una gran belleza natural que se ha mantenido auténtica a lo largo de los años. Estas islas vírgenes proponen una amplia gama de actividades: senderismo, paseos en barco, submarinismo, visitas a cuevas, observación de aves,...

 

Las Islas Berlengas, reserva natural y orgullo de Portugal

Las Islas Berlengas están situadas en el Océano Atlántico, a unos diez kilómetros de la costa de Peniche. El archipiélago está formado por tres islas: Berlenga Grande, la isla principal, y las deshabitadas islas de Estela y Farilhão-Forcada. Gracias a su rica fauna y flora, esta región ha sido clasificada, por el Consejo de Europa en 1.981, Reserva Biogenética y, por la UNESCO en 2.011, Reserva de la Biosfera.

Berlenga Grande es la mayor isla y la única habitada del archipiélago pero, sólo, en determinados momentos del año. Con sus 4 kilómetros de costa salpicados de playas, cuevas y rocas de granito rosa, esta isla sólo tiene 1.500 metros de largo y 800 metros de ancho. Su punto más alto se encuentra a 88 metros de altitud y ofrece una vista espectacular del mar y de la costa continental portuguesa. Es muy fácil orientarse en la isla, pues se puede recorrer a través de dos zonas: Berlenga, en el oeste, e Ilha Velha, en el este.

 

Descubriendo la Fortaleza de Berlengas

El archipiélago de Berlengas tiene un extraordinario patrimonio histórico, en el que se incluye el Fuerte de San Juan Bautista, orgullosamente erigido en la costa de Berlenga Grande. Esta fortaleza fue construida en el siglo XVII, durante la Guerra de la Restauración, bajo el reinado del Rey Juan IV de Portugal. Las piedras de un antiguo monasterio en ruinas fueron recuperadas y utilizadas para su construcción. Este fuerte defensivonarra el turbulento pasado de las Islas Berlengas, en el que se incluyen los ataques turcos de 1.655 y el asalto a una escuadra española en 1.666.

El Fuerte de San Juan Bautista fue abandonado, temporalmente, en 1.847 y restaurado completamente a mediados del siglo XX para convertirlo en posada. Actualmente, es el principal establecimiento hotelero de la isla de Berlenga Grande y posee un restaurante. El acceso se realiza a través de un puente de piedra que une el edificio con la isla. Casi todas las actividades en Berlenga Grande se organizan desde el Fuerte de San Juan Bautista.

 

 

 

Senderismo en Berlenga Grande

Desde el Fuerte de San Juan Bautista, se puede subir las escaleras de la zona del acantilado y dirigirse al Faro del Duque de Bragança. Esta ruta de senderismo ofrece una vista despejada de la fortaleza, del océano y de la escarpada costa de la isla. Construido en 1.841, este faro de 29 metros de altura marca la llegada a la isla de Berlenga Grande.

Con luz visible en un radio de 50 kilómetros, este histórico faro ayuda a los navegantes evitando el riesgo de naufragar y permitiendo atracar, de forma segura, fuera de la isla. En el pasado, diversos barcos han quedado varados en las aguas del archipiélago, convirtiendo a este lugar en uno de los puntos de buceo más interesantes de Portugal.

Unas vacaciones en las Islas Berlengas también dan la oportunidad de disfrutar de un paseo en barco por los alrededores de Berlenga Grande y admirar las rocas de granito esculpidas por la erosión. Durante este recorrido se podrán observar numerosas especies de aves marinas, reproductoras y migratorias, del archipiélago, por ejemplo, la gaviota. La gran población de estas aves que sobrevuela la isla de Berlenga Grande le ha valido el sobrenombre de "la isla de las gaviotas". Las rocas también están pobladas por Podarcis carbonelli, una especie de lagartija endémica de Portugal, en riego de extinción.

 

Explorando el fondo marino de las Islas Berlengas

El archipiélago de Berlengas tiene una rica biodiversidad marina que se puede descubrir buceando sólo con máscara y esnórquel. En este archipiélago, las escuelas de buceo ofrecen la oportunidad de explorar pecios, cuevas o arrecifes preservados, pues se disfruta de una buena visibilidad.

Desde Berlenga Grande, existe la posibilidad de programar una excursión en barco que lleva al Arrecife de Rinchão, uno de los mejores lugares de buceo del archipiélago. Con un guía local, se puede descubrir este excepcional lugar en el que hay una gran variedad de peces.

Para observar la riqueza de los fondos marinos del Océano Atlántico, sólo se puede descender hasta una profundidad de 30 metros. Aun así, es posible descubrir hermosos jardines de gorgonias rojas o el naufragio del vapor portugués Gomes VIII, cuya caldera, algunas partes del casco y el motor siguen estando visibles.

Alrededor de la isla de Berlenga Grande y de las rocas de Estela y Farilhão-Forcada, también se pueden hacer excursiones en barco con fondo de cristal y, de esta forma, observar el lecho marino del archipiélago sin necesidad de sumergirse. Navegar en kayak es otra una de las actividades acuáticas que se puede practicar en las Islas Berlengas.

 

Relax en la Playa del Carreiro do Mosteiro

El broche de oro a una estancia en las Islas Berlengas se consigue visitando la playa principal de Carreiro do Mosteiro. Es una pequeña playa de fina arena rosa, situada en el fondo de una cala salvaje dominada por vertiginosos y rocosos acantilados. Con sus aguas cristalinas y turquesas, la Playa de Carreiro do Moasterio gusta tanto a jóvenes como a mayores.

Esta playa es ideal para nadar, hacer snorkeling, tomar el sol y disfrutar de momentos de relax mientras se observa a las gaviotas. La isla de Berlenga Grande posee otras muchas y agradables playas, destacando la que está situada cerca del Fuerte de San Juan Bautista y a la que se puede acceder nadando o en barco.

 

Acampada en un acantilado de Berlengas Grande

Algunos viajeros optan por acampar unos días en Berlenga Grande. Las tiendas de campaña están instaladas en la ladera del acantilado, frente al mar, permitiendoadmirar una vista panorámica de las islas rocosas Estela y Farilhão-Forcada y de la Fortaleza de San Juan Bautista. En un entorno tranquilo y virgen, también se puede contemplar una espectacular puesta de sol.

Desde la zona de acampada, se puede organizar un paseo hasta el barrio de los pescadores. Esta pintoresca zona está salpicada por algunas casas blancas ocupadas, temporalmente, por pescadores de Portugal continental. Algunos pescadores locales ofrecen un viaje de pesca en alta mar.

Si se quiere dormir bajo las estrellas y disfrutar de hermosas aventuras en la isla de Berlenga Grande, se puede optar por un camping reservando plaza en la Oficina de Turismo de Peniche, situada en la calle Alexandre Herculano y abierta de 9:00 a 13:00 horas y de 14:00 a 17:00 horas.

 

Visita a las cuevas más impresionantes de las Islas Berlangas

La isla principal, Berlenga Grande, tiene un relieve ahuecado y perforado que forma muchas e impresionantes cuevas a lo largo de las costas. La mayoría de estas cuevas están sumergidas y sólo se puede acceder a ellas buceando.

Furado Grande es una de las cuevas más grandes y fascinantes de la isla de Berlenga Grande. Se trata de un auténtico túnel natural de 70 metros de longitud y 20 metros de altura. Su entrada está situada al sur del Fuerte de San Juan Bautista. A través de ella, se llega a las calas de la Cova do Sonho y del FuradoPequeno. El acceso al interior de esta cueva se realiza nadando, en kayak o navegando durante la marea baja.

La Cueva Azul es otro importante atractivo natural de las Islas Berlengas. Esta cueva submarina se encuentra bajo la Fortaleza de San Juan Bautista. Gracias a los rayos del sol que penetran en su interior, se puede admirar el agua azul y translúcida, así como los coloridos fondos marinos. La Cueva Azul se puede visitar, en kayak, durante la marea baja.

La Cueva de Flandes también es interesante para descubrir en marea baja. Es una especie de túnel natural, con una cueva en su centro, donde refugiaron marineros, soldados y piratas. Además, el Cañón de Nazaré discurre a lo largo de la costa portuguesa, limita con la ciudad de Nazaré y pasa por el archipiélago de Berlengas. Se trata de un cañón submarino de 200 kilómetros de longitud y 5.000 metros de profundidad. Este cañón produce grandes y constantes olas en Nazaré, lo que hace que la ciudad sea uno de los mejores lugares para surfear de la costa portuguesa.

 

 

Un breve viaje a Peniche durante las vacaciones en las Islas Berlengas

Durante un viaje a las Islas Berlengas se puede destinar un día a visitar la ciudad de Peniche, situada a aproximadamente media hora en barco de Berlenga Grande. En su centro histórico se concentran importantes monumentos como la Iglesia de la Misericordia, la Iglesia de San Pedro y el Santuario de Nuestra Señora de los Remedios.

En la costa de Peniche, se puede admirar la fortaleza construida, en los siglos XVI y XVII, para proteger Portugal de los ataques por mar. Este fuerte fue utilizado como prisión política durante el período de la dictadura portuguesa, bajo el régimen del Estado Novo. Las principales figuras políticas de la resistencia fueron redetenidas allí. En la actualidad, la fortaleza alberga un museo municipal que hace un recorrido por la historia del fuerte y de la ciudad de Peniche.

Después de los paseos culturales, llega el tiempo de visitar las playas más hermosas de Peniche. Las ensenadas de Baleal y Consolação son perfectas para nadar y tomar el sol. Con sus aguas tranquilas y poco profundas, estas playas son ideales para familias. En la costa oeste de la ciudad, Praia de Medão Grande, con el sobrenombre de "Supertubos", es otra playa muy popular entre los entusiastas del surf y del bodyboard. Este ventoso lugar está clasificado entre las "Siete Maravillas de Portugal".

 

¿Cómo llegar al Archipiélago de las Berlengas?

Para llegar a las Islas Berlengas, hay que tomar un barco en el puerto de Peniche que, bañada por el Océano Atlántico, dista unos 11 kilómetros de la isla de Berlenga Grande. Dependiendo del tipo de barco elegido y de las condiciones meteorológicas, esta travesía dura entre 30 y 45 minutos aproximadamente. De mayo a septiembre, con diversos horarios, numerosos compañías navierasrealizan este trayecto desde Peniche.

Desde 22 de mayo al 30 de junio y del 1 al 15 de septiembre, los barcos zarpan de Peniche alrededor de las 10:30 horas y el regreso, desde Berlenga Grande, es sobre las 16:30 horas. En temporada alta, del 1 al 31 de julio, hay dos viajes diarios adicionales, aproximadamente a las 11:30 se sale de Peniche y alrededor de las 18:30 horas se regresa de Berlenga Grande. Dependiendo del período turístico, es importante hacer una reserva. Viamar, FeelingBerlenga, Berlengoest y BerlengaTurpesca se encuentran entre las empresas más importantes que ofrecen enlaces entre Peniche y Berlenga Grande.

 

¿Cómo moverse por la isla de Berlenga Grande?

Una vez en la isla de Berlenga Grande, no se necesita coche o bicicleta para desplazarse. Esta pequeña isla tiene 1,5 kilómetros de longitud y su recorrido se puede realizar tranquilamente a pie. Durante un paseo se puede acceder a los principales lugares de la isla, por ejemplo, el fuerte, el faro, la playa principal y el pueblo de pescadores. Para visitar las cuevas sin acceso por tierra, es necesario alquilar un barco o un kayak.

 

Alojamiento y restauración en las Islas Berlengas

El Fuerte de San Juan Bautista, con capacidad para 50 personas, dispone de una veintena de habitaciones. Para reservar una habitación en este lugar hay que ponerse en contacto con la Asociación de Amigos de Berlengas. Este albergue cuenta con una cocina comunitaria.

Los turistas que buscan un alojamiento aún más confortable, pueden hacer su reserva en el Hotel Pavilhão Mar e Sol, que posee seis habitaciones dobles con baño privado. Este hotel tiene un restaurante que sirve una gran variedad de platos.

La isla de Berlenga Grande también cuenta con una zona de acampada gestionada por la Oficina de Turismo de Peniche. Aquellos que planeen quedarse sólo un día, pueden llevarse un picnic y las botellas de agua.

Informaciones sobre el autor: Alexia Debarco
Soy apasionada de viajes desde que obré en el dominio del turismo. Hice numerosos descubrimientos a lo largo de mis experiencias. Los viajes, los conozco bien. Destinos, hay mucho. Cada lugar es único y esconde muchos secretos. Entonces, a través de mis escritos, les hago descubrir los misterios de los lugares más bellos del mundo. No vacilen sobre todo en dejarme comentarios o críticas.
  • Compartir :
  • Reaccionar :

Publicar un comentario

captcha

Descubrir también

COMPAÑERO DE SUS VACACIONES