Qué ver en un crucero por el mar Báltico

02 Février 2016 - Ganas, Cruceros
Qué ver en un crucero por el mar Báltico

Si te gusta el norte de Europa te proponemos un extenso catálogo de cruceros con los que conocer los rincones más embaucadores del continente. Pero Europa es muy grande, y no podemos resumirla solo en unas líneas, así que hoy nos vamos de crucero por el mar Báltico.


El Báltico baña las costas de Dinamarca, Alemania, Polonia, Finlandia, Suecia y varios países independizados de la Unión Soviética. Con este palmarés las opciones y destinos se antojan numerosas y a cada cual más apetecible. Aunque en un crucero por el Báltico no puedes dejar de hacer recalada en algunos de sus más hermosos puertos:


●    Copenhague: la capital de Dinamarca da entrada al Báltico con canales en vez de calles, por los que transitar en barca al tiempo que se aprecia la policromía de las fachadas, cuyos colores pintan las aguas reflejando la luz del sol. No te puedes perder la Sirenita, el palacio Amalienborg y la avenida que congrega sus mejores tiendas: Strøget.


●    Tallín: considerada la joya del Báltico. Es la capital de Estonia. Un recorrido por sus calles transporta a la Edad Media, de la que son testigos palacios y casas pulcramente conservadas. Razón que justifica de sobra desembarcar del crucero y pasear descubriendo sus rincones.


●    San Petersburgo: un destino indispensable en cualquier crucero por el mar Báltico. La ciudad rusa es una oda a la elegancia, con espectaculares castillos, parques, canales y un entramado de calles comerciales donde la historia cuenta una leyenda a cada paso.


●    Helsinki: al sur de Finlandia esta ciudad permite que los cruceros atraquen en pleno centro. Desde los camarotes exteriores casi se puede rozar algunos de los enormes edificios institucionales. Una vez en tierra se puede optar por recorrer la ciudad en tranvía o pasear por los muelles de los canales, con fachadas cuyos colores representan al otoño.


●    Estocolmo: la capital de Suecia está bañada por el Báltico y el lago Mälaren. Quien llega en uno de los fabulosos cruceros que te proponemos por el Báltico no puede dejar pasar la oportunidad de visitar el Ayuntamiento, donde se entregan cada año los premios Nobel. Después hay que dejar tiempo para visitar las islas, cada uno de ellas con su parque y correspondiente castillo.

marino
Aunque viajar en un crucero es toda una experiencia, no lo es menos ser el patrón de tu propio barco y decir la derrota a seguir en tus vacaciones. Algo para lo que necesitarás un buen barco y hacer los cursos náuticos de Patrón de yate o Capitán de yate, y a navegar.

Informaciones sobre el autor: Alexia Debarco
Soy apasionada de viajes desde que obré en el dominio del turismo. Hice numerosos descubrimientos a lo largo de mis experiencias. Los viajes, los conozco bien. Destinos, hay mucho. Cada lugar es único y esconde muchos secretos. Entonces, a través de mis escritos, les hago descubrir los misterios de los lugares más bellos del mundo. No vacilen sobre todo en dejarme comentarios o críticas.
  • Compartir :
  • Reaccionar :

Publicar un comentario

captcha

Descubrir también

COMPAÑERO DE SUS VACACIONES