En dirección a Iquique, un encantador pueblo en el norte de Chile

17 Février 2020 - América del Sur
En dirección a Iquique, un encantador pueblo en el norte de Chile

Capital de la región de Tarapacá, Iquique es uno de los destinos más visitados del norte de Chile. Esta ciudad chilena tuvo su momento dorado en el siglo XIX, cuando se benefició de la floreciente industria del salitre. Algunos de sus edificios históricos datan de este período como, por ejemplo, la Torre del Reloj y el Teatro Municipal, ambos joyas del centro histórico de Iquique. Hay otros lugares que también merecen una visita, tanto en el medio del Desierto de Atacama como en los municipios de los alrededores.

 

Sitios y Monumentos Históricos de Iquique

El patrimonio de Iquique incluye una serie de edificios que datan del siglo XIX, de los cuales, los más importantes se encuentran en las inmediaciones de la Plaza Arturo Prat.

·         Plaza Arturo Prat

Situada en el corazón de Iquique, la Plaza Arturo Prat es un interesante punto de partida para descubrir la antigua ciudad del salitre. Cuando los turistas comienzan su visita en esta zona es, principalmente, porque encuentran gran parte de los monumentos más emblemáticos del país. Por ejemplo el Teatro Municipal, la Torre del Reloj y el Club Croata. Otros lugares que atraen a numerosos visitantes son el Casino Español y la sede de la Sociedad Protectora de Empleados de Tarapacá.

A continuación, siguiendo hacia el sur se llega a la calle peatonal Calle Baquedano, que está bordeada por varias casas del siglo XIX. En esta calle también se encuentra el Museo Regional Anker Nielsen, donde se puede saber más sobre cómo Iquique y los pueblos vecinos se enriquecieron con la explotación del salitre. Después de esta visita nada mejor que una pausa gourmet en alguno de los muchos restaurantes situados en las proximidades.

·         La Torre del Reloj

La Plaza Arturo Prat se articula alrededor de esta torre de 25 metros de altura. De base rectangular, el edificio data de 1.878 y lleva la firma del arquitecto Eduardo de Lapeyrouse, mientras la ciudad estaba bajo control peruano, reemplazando a la torre de la iglesia parroquial, destruida en un incendio cinco años antes.

La torre es reconocible por su reloj de cuatro lados. También se caracteriza por las influencias góticas y árabes de su estilo arquitectónico. El edificio incluye una serie de arcos que resaltan sus tres niveles.

·         El Teatro Municipal

El Teatro Municipal es una de las obras maestras más bellas de la arquitectura de la ciudad. Ubicado al sur de la Plaza Arturo Prat, este edificio neoclásico simboliza la época de oro que vivió Iquique durante el siglo XIX. Construido en 1.889, se convirtió en un lugar de entretenimiento muy popular entre las familias que hicieron su fortuna en la industria del salitre.

Nada es demasiado hermoso o demasiado grande para satisfacer a la alta sociedad, por ese motivo, el edificio incluye un anfiteatro cuyo escenario, en el que actuaron diversos artistas internacionales, tiene 12 metros de ancho por 17 metros de alto y 15 metros de profundidad. El candelabro principal, de 600 kg de peso, consta de 60 bombillas y embellece aún más la decoración.

·         La Sociedad de Protección de los Empleados de Tarapacá

La Sociedad Protectora de Empleados de Tarapacá fue fundada en 1.891. En esa época, la ciudad experimentó una serie de movimientos sociales y políticos relacionados con las demandas de los mineros del salitre reclamando mejores condiciones de trabajo. La sede de la institución es un edificio rectangular, de estilo clásico, construido entre 1.911 y 1.913. La elección del lugar no fue accidental, el edificio se encuentra cerca del Teatro Municipal que, durante mucho tiempo, encarnó la hegemonía de la burguesía local.

·         El Casino Español

Este edificio está situado al noreste de la Plaza Arturo Prat. Construido en 1.904, tiene estilo morisco español e impresiona por su llamativa decoración interior realzada por lámparas de hierro forjado, arcos y murales. Algunas de estas pinturas fueron realizadas por Sixto Rojas. Este artista local fue uno de los supervivientes de la masacre de la Escuela Santa María donde, el 21 de diciembre de 1.907, los soldados abrieron fuego contra miles de mineros.

El Casino Español también es célebre por su restaurante lujosamente decorado. Una vez acomodado allí, nada mejor que reservar algo de tiempo para subir al segundo piso donde, desde el balcón, se puede admirar una impresionante vista de la Plaza Arturo Prat.

En Iquique hay muchos otros monumentos históricos por descubrir, por ejemplo, el Palacio Astoreca, en la calle Baquedano, la Catedral de la Inmaculada Concepción, situada al este del antiguo edificio de la Aduana, y el propio antiguo edificio de la Aduana, al norte de la plaza principal.

 

Patrimonio Natural de Iquique

Entre playas y extensiones desérticas, Iquique tiene mucho que ofrecer a sus visitantes.

·         Playa Cavancha

Sin duda, por su situación en el corazón de la ciudad, es la playa más popular de Iquique y discurre paralela a la Avenida Arturo Prat Chacón. Posee la etiqueta “Bandera Azul”, otorgada en base a diversos criterios relacionados con la gestión ambiental, por ejemplo, la presencia de infraestructuras destinadas a limitar el impacto del tráfico turístico (papeleras de clasificación, aseos, etc.). Para obtener este Bandera Azul, también se tiene en cuenta la accesibilidad al lugar y su nivel de seguridad. Concretamente, el hecho de que sus aguas sean tranquilas hacen de esta playa un lugar perfecto para pasar el tiempo con la familia.

Playa Cavancha está rodeada de varios restaurantes, bares y clubes nocturnos. Los turistas tienen la posibilidad de elegir entre los numerosos hoteles ubicados a lo largo de esta playa de arena blanca. Más al norte hay otras playas como, por ejemplo, Punta Pisagua, Punta Pichalo y Pisagua Viejo.

·         Playa Brava

Esta playa de arena blanca también bordea la Avenida Arturo Prat Chacón. El oleaje es fuerte y el viento sopla con intensidad, convirtiéndola en un lugar perfecto para los entusiastas del windsurf y del surf. Por la noche, esta zona atrae a gran cantidad de jóvenes que se reúnen en torno a hogueras disfrutando de buena música o tocando la guitarra.

·         El Cerro Dragón

El Cerro Dragón, situado al sur de Iquique, es una imponente duna formada hace unos 20.000 años. Este lugar, que se extiende a lo largo de 120 hectáreas entre el océano y la montaña, tiene una extensión de 4 km, una anchura de entre 150 y 550 metros y una altitud de 320 metros. Algunos visitantes no acuden sólo a admirar esta intimidante colina de arena, también ascienden a la cima para disfrutar de una hermosa vista panorámica de la ciudad. Otros, los más osados y aventureros, suben para practicar parapente por la colina o para divertirse haciendo sandboard (descenso de dunas o cerros de arena sobre una tabla especial).

 

Lugares que descubrir en los alrededores de Iquique

Si, por ejemplo, la idea es pasar una o dos semanas en la región de Tarapacá, sin duda hay que incluir en el programa de viaje un recorrido por los pueblos vecinos de Iquique, especialmente los situados en el norte, donde se pueden encontrar numerosas muchas joyas históricas y naturales.

·         Las viejas fábricas de salitre de Humberstone y Santa Laura

Situados a unos 60 km de Iquique, en medio del Desierto de Atacama, Humberstone y Santa Laura son ahora pueblos fantasmas perdidos. Antes de eso, en el pasado, fueron prósperas ciudades. Al igual que otros pueblos de Tarapacá, ambas ciudades se beneficiaron del crecimiento de la industria salitrera. En su día, la fábrica de Humberstone fue la más grande de la región.

Esta industria se debilitó por la crisis económica de 1.929. En la década de 1.940 las cosas fueron de mal en peor y el descubrimiento del amoníaco, utilizado para hacer fertilizantes, tampoco ayudó. Ambas fábricas fueron cerradas definitivamente en 1.960.

La única forma de visitar estos lugares es en autobús, coche, taxi o Uber. En autobús, el viaje desde Iquique a Humberstone dura unos 36 minutos y las fábricas están a menos de 400 metros de este pueblo fantasma. EN el caso de ir en coche, taxi o Uber, este recorrido llevaría unos 50 minutos. Hay excursiones a medida para visitar estos restos históricos.

·         El pueblo de Mamiña

Mamiña se encuentra a unos 125 km al Este de Iquique y el viaje en autobús dura unas dos horas. En coche, taxi o Uber, el recorrido es de, aproximadamente, 1 hora y 45 minutos.

Los turistas se toman el tiempo para visitar esta aldea que, situada a una altitud de 2.750 metros sobre el nivel del mar, destaca por las virtudes terapéuticas de sus aguas termales. En Mamiñan hay dos manantiales. La temperatura del agua de uno de ellos alcanza los 45 °C, mientras que la del otro llega hasta los 57 °C.

Los viajeros también están interesados en los restos históricos de Mamiña. Entre sus joyas, cuenta con varias casas construidas con piedra volcánica que están situadas alrededor de la Iglesia de San Marcos, edificada en 1.632. Otro lugar destacado son las terrazas donde los indios aymaras y quechuas cultivaban frutas y verduras.

·         Los geoglifos de la región de Tarapacá

De los 11.000 geoglifos de Chile, 6.000 se encuentran en la región de Tarapacá. Los visitantes descubrirán al gigante homónimo en medio del Desierto de Atacama. Con 86 metros de largo, es una figura antropomórfica, la más grande del mundo, que representa a un hombre con una máscara decorada con plumas. Está dibujada en el flanco occidental del Cerro Unita junto a 21 geoglifos. Los detalles del dibujo (la máscara y las plumas) combinados con el hecho de que tiene un bastón de mando, sugieren que puede ser un dios o un líder. Los especialistas en la materia aún no han identificado a las personas que hicieron el Gigante de Atacama pero se cree que, probablemente, el trabajo fue completado alrededor del año 1.000.

Otro importante yacimiento arqueológico, el Cerro Pintado, se encuentra en las proximidades del Gigante de Atacama, al sur de Pozo Almonte y de la Reserva Nacional de la Pampa del Tamarugal, al oeste de Matailla y Pica. Clasificado como Monumento Nacional, es un conjunto de casi 420 geoglifos que se extiende a lo largo de 4 km cuyos dibujos representan hombres, animales y figuras geométricas. Parece que los antiguos habitantes de esta región querían contar, a través de estos motivos, su vida cotidiana. Por ejemplo, la omnipresencia de llamas formando caravanas no es una coincidencia pues, durante varios siglos, las caravanas de llamas fueron un medio de transporte común en la región.

Más al norte, en el Valle de Azapa, está el Cerro Sombrero, donde uno nunca se cansa de admirar la multitud de geoglifos que cubren un área de 1.000 metro cuadrados. En el pasado, este lugar fue utilizado como escenario para ritos paganos y, posteriormente, cristianos. Pero como siempre en esta región, las tradiciones ancestrales no han sido olvidadas uniéndose, especialmente, a las ceremonias católicas. Esto ocurre, concretamente, con la tradición andina de la Pachamama (Madre Tierra) o la celebración del Machaq (Año Nuevo Aymara), que tiene lugar en junio.

Más abajo en el valle, los turistas podrán visitar Torpilla, otro conjunto de geoglifos que, probablemente, representan caravanas de llamas. La zona cuenta con otros yacimientos arqueológicos de gran importancia, por ejemplo, los geoglifos de Chiza o los petroglifos de Tiliviche, en el Valle de Lluta.

Eventos Culturales en Iquique y sus alrededores

En Chile, a lo largo del año, se organizan numerosos eventos culturales. Algunos honran a figuras religiosas mientras que están destinados a la música, al cine, a la pesca,...

·         Carnaval Andino

El municipio organiza el Carnaval Andino el último fin de semana de febrero. Este evento rinde homenaje a la cultura andina a través de trajes, bailes y canciones populares. El festival es magnífico y, en él, participan cientos de bailarines y numerosas grupos chilenos, peruanos y bolivianos.

·         Fiesta de la Virgen del Carmen (Nuestra Señora del Monte Carmelo)

Es la fiesta religiosa más importante del norte del país y rinde homenaje a la Virgen María. Del 12 al 17 de julio, el pueblo de La Tirana, situado a 72 km al sudeste de Iquique, acoge a miles de peregrinos, entre ellos, a los miembros de un centenar de hermandades de la región. Con esta celebración también se muestra la cohabitación de tradiciones ancestrales e influencias católicas. Por supuesto, se celebra una misa pero lo que realmente da ritmo al festival son, sobre todo, las danzas tradicionales inspiradas en los ritos heredados de los Incas.

Informaciones sobre el autor: Beatriz Delcruz
Saliendo de una gran escuela de Turismo, supe bien utilizar mis conocimientos en este sector. Me permitió descubrir las mil facetas de los países del mundo entero. Precisamente, paso mi tiempo en viajar. Y eso me ayuda mucho a construir mi propia vida. Por lo tanto, escribo para dar consejos e ideas para que pueda sentirse bien y preparar bien su periplo. Entonces, no dudan en comunicar sus opiniones.
  • Compartir :
  • Reaccionar :

Publicar un comentario

captcha

Descubrir también

COMPAÑERO DE SUS VACACIONES