Vacaciones a bordo de un velero: los 10 destinos más populares

Vacaciones a bordo de un velero: los 10 destinos más populares

¿Le gustaría descubrir un destino que ya ha visitado o, simplemente, desearía experimentar otra forma de viajar? El viaje perfecto es embarcar en un velero. Si quiere empezar por una región cercana, una buena opción es descubrir la cuenca mediterránea. Si se siente más aventurero escape a los trópicos, al Océano Índico o al Pacífico. Para aquellos que buscan una experiencia más original, pueden considerar la alternativa de un viaje por el tranquilo cauce del Nilo. Destinado a quienes desean disfrutar de unas excepcionales vacaciones a bordo de un velero, a continuación, presentamos los 10 destinos más destacados.

 

Las Islas Griegas

La parte insular de Grecia tiene, distribuidas en las tranquilas aguas de los mares Egeo y Jónico, casi 1.600 islas. Estas islas disfrutan de un verano casi permanente, pues el sol está presente más de 300 días al año. Aunque en determinadas épocas del año se registran picos de mercurio, la brisa marina refresca la atmósfera. Además de estas agradables condiciones climatológicas, también cuentan con paisajes encantadores. Las playas de guijarros o de arena negra, los relieves escarpados cubiertos de verde, los originales pueblos, en ocasiones festivos y otras tranquilos, componen el encanto de las Islas griegas. Numerosos itinerarios recorren, en velero, las Cícladas. Santorini, con sus inmaculados pueblos situados en el acantilado, es una visita obligada. Para sentir el pulso de las Cícladas, un viaje a Mykonos, isla famosa por sus molinos y festivales, no puede faltar. Las rutas menos habituales le permiten conocer otros tesoros como, por ejemplo, las islas del Dodecaneso y sus suntuosas playas desiertas. Por otra parte, las islas Jónicas son ideales para dar hermosos paseos por el campo atravesando olivares y bosques de cipreses.

 

Cerdeña

Al igual que en las Islas Griegas, la isla italiana de Cerdeña, muy próxima a Córcega, disfruta de una maravillosa climatología la mayor parte del año. Cerdeña es un mundo aparte en el que los días transcurren al ritmo de extraordinarias fiestas, donde los protagonistas se visten con abrigos de lana y máscaras de madera o suntuosas prendas bordadas con una elegancia sin igual. La belleza de Cerdeña también reside en su paisaje, escarpado e perfecto para hacer senderismo en el interior. A lo largo de la costa, se suceden calas que aprisionan playas inmaculadas que invitan al ocio, por ejemplo, las de Ogliastra en la costa este de la isla.

Los viajes a vela son también una oportunidad para navegar en mar abierto y llegar a uno de los tesoros naturales de Cerdeña, el Archipiélago de la Maddalena. Ubicado en medio de las desembocaduras de Bonifacio, alinea 7 pequeñas islas y toda una constelación de islotes, albergando numerosas especies de plantas endémicas y de aves marinas.

No hay que olvidarse de reservar tiempo para descubrir las ciudades sardas. Las más destacadas son Alghero, con sus fortificaciones, Cagliari, que despliega maravillosas joyas arquitectónicas, y Olbia, con magníficos restos romanos.

 

Croacia

Croacia es un país situado en el sur de Europa. Con forma de herradura, se extiende a lo largo de casi 1.750 km de costa, está bañado por el Mar Adriático y se completa con una miríada de islas e islotes. Hvar es una de las islas más destacadas. En este lugar, el sol está presente durante todo el año, animando a pasear por sus llanuras perfumadas de lavanda. Para ampliar los descubrimientos nada mejor que visitar la isla de Mljet, donde el agua es cristalina y perfecta para nadar. Protegida en el interior de un parque nacional, Mljet muestra un paisaje natural único.

Para desea disfrutar de una velada festiva, la isla de Pag, conocida como la “Ibiza croata”, es la más adecuada. A lo largo de la costa de Croacia hay numerosos lugares que resultan muy interesantes para conocer. Dubrovnik, atrincherada detrás de sus murallas medievales, es una de las ciudades que no puede faltar durante un viaje a Croacia. Seduciendo por su maravillosa costa, Split también merece una visita gracias a su increíble patrimonio romano, en el que destaca el Palacio Diocleciano. La ciudad de Zadar también destaca por sus importantes vestigios romanos y su “órgano marino”.

 

Islas Whitesundays

Las Whitesundays Islands se encuentran frente a la costa de Queensland, en el corazón de las aguas turquesas del Mar del Coral. Se trata de un archipiélago compuesto por 74 islas, de las cuales únicamente 17 están habitadas. Un viaje en velero por esta parte del mundo promete una experiencia única, alejado del ajetreo de las grandes ciudades, disfrutando rodeado de un entorno natural extraordinario. El encanto del archipiélago se basa, sobre todo, en su proximidad a la Gran Barrera de Coral. Los safaris acuáticos se multiplican en compañía de las tortugas marinas y una multitud de peces tropicales. Las afueras de Hook Island, la bahía de Manta Ray, es perfectoapara ver a las elegantes mantarrayas mientras que a los tiburones se les pueden observar en Black Reef. Blue Pearl Bay es otro lugar que no hay que perderse. Este punto de buceo está situado en las cercanías de Hayman Island y se descubre a través de sus cuevas y jardines de coral. Al margen del buceo, durante una visita a las Whitesundays Islands hay que reservar algo de tiempo para disfrutar del sol en alguna de las numerosas playas de este hermoso archipiélago. Durante este viaje, no hay que olvidarse de Whitehaven, una playa de arena que, principalmente, se compone de sílice. Es de un blanco deslumbrante y contrasta maravillosamente con el turquesa de sus aguas. Sin duda, es el lugar perfecto para renovar energías.

 

Las Islas Galápagos

Archipiélago ecuatoriano situado en el Océano Pacífico, las Islas Galápagos son un destino ideal para aventureros y amantes de la naturaleza. Debido a su lejanía, este archipiélago posee una flora y fauna única en el mundo. Su particularidad también les ha otorgado el título de Reserva de la Biosfera y su clasificación como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. A bordo de un velero, se llega a la isla de Española donde se puede apreciar plenamente la riqueza de las Islas Galápagos. Las iguanas, marinas y terrestres, pero también los leones marinos y las tortugas gigantes ofrecen, durante todo el año, espectáculos en vivo. El archipiélago cuenta, además, con más de 50 especies de aves, de las cuales prácticamente la mitad son endémicas. Numerosas variedades también se encuentran en Española, por ejemplo, los piqueros de Nazca.

Para conocer mejor los orígenes del archipiélago de Las Galápagos, es importante visitar la isla de Santiago, concretamente su costa este, donde se extiende la Bahía de Sullivan. Los campos de lava, con casi 150 años de antigüedad, ofrecen un espectáculo extraño pero muy emocionante. Aunque la fauna no es tan abundante como en Española, existe la posibilidad de contemplar a la fragata del Pacífico, fácilmente reconocible por su bolsa roja bajo la garganta, o a los piqueros de patas azules.

 

El Nilo

Un crucero a vela por el Nilo es un viaje en el tiempo a la época de los faraones. El itinerario brinda la oportunidad de descubrir Egipto de una manera diferente. El circuito permite llegar a los lugares más importantes del periodo faraónico, por ejemplo, Luxor o la antigua ciudad de Tebas, que aún conserva magníficos monumentos entre los que se encuentra un templo que, a través de un callejón custodiado por esfinges, está conectado al Complejo Religioso de Karnak. Edfu y sus templos también custodian una parte importante del pasado egipcio. Asuán y Jebel El Silsileh, con sus canteras de granito, son otros guardianes del “Egipto Eterno” que se descubrirá a lo largo del cauce Nilo. Incluso sin una parada programada en un yacimiento antiguo, un crucero por el río brinda la oportunidad de admirar pintorescos pueblos, cuyo telón de fondo son paisajes exuberantes o el árido desierto. Por la noche, tras mil y una sorpresas, nada mejor que contemplar las estrellas en total tranquilidad mientras se degustan deliciosos platos tradicionales egipcios.

 

Zanzíbar

Destino muy popular para realizar safaris, Tanzania también presenta las condiciones perfectas para un crucero en velero combinando naturaleza, relax y visitas culturales. Para estas escapadas se programan distintos cruceros que navegan por las islas del Archipiélago de Zanzíbar que, situado frente a las costas del país, está bañado por las cálidas aguas del Océano Índico. Zanzíbar es particularmente atractiva por sus playas. La blancura de las arenas de Jagbani y Pajé, en la isla de Unguja, invita a desembarcar. Zanzíbar también es un destino de primer nivel para la práctica del buceo. Alrededor de la isla de Pemba hay numerosos puntos por los que bucear se convierte en una experiencia increíble. En el norte, peces de todos los colores y tamaños nadan en un variado jardín de corales. Los amantes de la aventura disfrutarán especialmente en la parte suroeste de Mafia Island, donde se pueden ver tiburones ballena y manatíes.

Apodado la “Isla de las Especias”, el archipiélago de Zanzíbar posee un rico pasado compuesto por comerciantes y exploradores del Este y Europa. Todo el esplendor de la historia de Zanzíbar se puede apreciar en Stone Town. Situada en la isla de Unguja, esta ciudad se puede visitar a través de sus estrechas calles salpicadas de inusuales edificios decorados con puertas de madera tallada.

 

Seychelles

Seychelles tiene, al menos, 110 islas dispersas en el Océano Índico frente a la costa oriental de África por lo que, por este lugar del mundo, los cruceros en velero son infinitamente variados. Para no perderse lo esencial, hay que navegar por la costa de Mahé, cuyas orillas están cubiertas de arena blanca con magníficas palmeras y cocoteros, Destacan Beau Vallon y La Digue, escala importante gracias a sus playas salpicadas de grandes rocas pulidas como, por ejemplo, la Cala Source d'Argent. Otro lugar que merece una visita es la Isla del Coco, que posee un exuberante fondo marino muy popular entre los buceadores. Cousin Island es ideal para ver tortugas gigantes y aves. Los apasionados de la naturaleza tienen la maravillosa opción de programar una escala en Praslin. Una pausa en Volbert Cove, famosa por su laguna de color turquesa y sus hermosas buganvillas, es otra visita obligada. Una buena forma de continuar el recorrido por Praslin es dirigirse al interior del Valle de Mayo, Patrimonio Mundial de la UNESCO y famoso por su bosque de cocoteros marinos.

 

Polinesia Francesa

Para aquellos viajeros que buscan un destino lejano una buena elección es el Pacífico, concretamente, la Polinesia Francesa. Situada a medio camino entre las costas australiana y americana, este área del mundo se compone de un centenar de islas dispersas a lo largo de casi 2.000 km. Tahití es un lugar perfecto para comenzar unas vacaciones a bordo de un velero. Antes de zarpar, una visita de Papeete brinda la oportunidad de adentrarse en la culturapolinesia. El itinerario puede continuar en una isla vecina de innegable encanto exótico, Bora-Bora, cuyas lagunas son transparentes y perfectas para el buceo. Los que planeen una escapada para los meses entre julio y octubre, la mejor opción es una visita a Moorea pues, durante este periodo, abundan las ballenas jorobadas en sus costas. Estos grandes mamíferos marinos también se pueden admirar frente a Rurutu, una de las islas más grandes de las Islas Australes. En esta isla también se pueden ver las cuevas de piedra caliza que rodean su costa. La Cueva de Mitterrand llama la atención por sus fantasmales rocas. Otro lugar que debería estar incluido en el programa de visitas son las Islas Marquesas. Si sólo se dispone de tiempo para visitar una de ellas, nuestro consejo es decantarse por Hiva Oa. Sin duda alguna, esta isla revela suntuosas lagunas pero, sobre todo, los viajeros acuden a este lugar para adentrarse en su exuberante naturaleza y seguir los pasos de Paul Gauguin y Jacques Brel.

 

Islas Vírgenes Británicas

El Caribe ofrece destinos ideales para la navegación, este es el caso de las Islas Vírgenes Británicas. El archipiélago se compone de unas 50 islas, de las que sólo unas 15 están habitadas. En esta región, el viento es constante y permite la navegación durante todo el año. Además, las islas están próximas entre sí, lo que permite descubrir una cada día, incluida Tórtola, isla principal del archipiélago. Tórtola posee numerosos fondeaderos, la mayoría de los cuales están en las proximidades de famosos puntos de buceo. Una escala en Tórtola estaría incompleta si no se reserva algo de tiempo para descubrir sus pueblos artesanales, sin relejarse en alguna de sus playas y sin visitar Road Town, la capital, famosa por sus tiendas, restaurantes y su animada vida nocturna. Durante un crucero a vela por las Islas Vírgenes Británicas, no puede faltar una visita a Anegada, atolón de coral de 19 km de largo por 5 km de ancho que culmina a una altura de unos diez metros. Anegada sólo posee un pueblo, pero contiene numerosas playas. Su costa muestra un tesoro único, el Conch Shell Mound, un cementerio de conchas. En Offshore es posible bucear a lo largo de uno de los arrecifes de coral más grandes del Caribe, Horseshoe Reef.

Informaciones sobre el autor: Alexia Debarco
Soy apasionada de viajes desde que obré en el dominio del turismo. Hice numerosos descubrimientos a lo largo de mis experiencias. Los viajes, los conozco bien. Destinos, hay mucho. Cada lugar es único y esconde muchos secretos. Entonces, a través de mis escritos, les hago descubrir los misterios de los lugares más bellos del mundo. No vacilen sobre todo en dejarme comentarios o críticas.
  • Compartir :
  • Reaccionar :

Publicar un comentario

captcha

Descubrir también

COMPAÑERO DE SUS VACACIONES