Al descubrimiento de Trinidad y otros encantos

20 Septembre 2019 - América del Sur
Al descubrimiento de Trinidad y otros encantos

Cuba es una isla compuesta de atractivos, según la diversidad de gustos y preferencias de los visitantes que se desplazan a este rincón tropical. Rodeado por un Mar Caribe que ayuda a perfeccionar la belleza y el encanto innato de esta área geográfica, porque sea como turismo de ciudad, de sol y playa, o de montaña, todo se interrelaciona en función de lograr una estancia acogedora, para cada uno de los viajeros que llegan hasta este país, con el fin de disfrutar unas memorables vacaciones.

 

Cuba, un destino lleno de atracciones turísticas

Cuba, un magnífico destino turístico, se encuentra localizada en la parte más occidental del Mar Caribe insular. Dentro de su variedad natural podemos ver numerosos entrantes como ensenadas, bahías y bellas playas, que destacan por su extensión, calidad de sus arenas y transparencia de sus aguas, además de las magníficas barreras coralinas y exuberantes manglares, siempre teniendo presente que hay también muchos otros encantos naturales en sus zonas montañosas, sin dejar de mencionar los atractivos culturales – históricos, que son quizás, los que distinguen a la isla de los demás destinos en la región del Caribe.

En el archipiélago cubano es posible encontrar 32080 especies de animales, donde el 41 por ciento son endémicos. Existe una flora de aproximadamente 10000 variedades, de ellos más del 50 por ciento son exclusivas del país. Bajo sus aguas tropicales, existe un ambiente marino donde viven alrededor de mil variedades de peces, 1.400 de moluscos, 59 de corales, 1.100 de crustáceos, 67 tipos de tiburones y rayas y cinco de tortugas marinas.

 

Trinidad, un destino cubano a no faltar

Todo este conjunto de elementos inigualables, se dan de la mano para todo aquel ya sea foráneo o local, que haga un recorrido hasta el centro del país; específicamente hasta la Villa de la Santísima Trinidad, tercera villa fundada por la corona española a principios de 1514.

La abnegada labor de los trabajadores que contribuyeron a la restauración de este lugar, propició que Trinidad fuera una de las ciudades mejor conservadas no sólo en Cuba, sino también en América Latina y que se incluyera en la lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en 1988.

Hay quienes aseguran que se da un aire a Antigua de Guatemala, pero sí es evidente que merece todo el esfuerzo que sea preciso, con el fin de vivir, tocar y respirar un instantede un encuentro atrapado en siglos de existencia donde lo tradicional y la elegancia se imponen. Pero lo opción más acertada a mi juicio, es caminar por sus estrechas calles adoquinadas y dejarse llevar por el instinto.

Observar la majestuosa iglesia Parroquial de la Santísima Trinidad, o el Museo Romántico situado en al Palacio Brunet. La villa atrapa la atención de los viajeros también por la Casa Templo de Yemayá, donde se halla un altar dedicado a la divinidad del mar, y venerada por muchos creyentes dentro de la isla. Contemplar sus plazas y plazuelas entre ellas Las Tres Palmitaso la Plaza de Santa Ana, a 500 metros de la Plaza Mayor, sirviendo como punto de acceso al Valle de los Ingenios. Todo lo antes mencionado podría ser como una de esas imágenes fotográficas, que guarda nuestro cerebro como un grato recuerdo en la memoria.

Producto de la expansión económica en la industria azucarera que llevó a cabo la aristocracia española es el resultado de poder contar con la riqueza patrimonial que caracteriza a Trinidad, y con casas coloniales pintadas de diversos colores. Los turistas sentirán la fuerte presencia de la artesanía local. Como colofón de las jornadas en un reencuentro con el pasado, nada más placentero que ir a los restaurantes y bares de la ciudad, marcados por la presencia criolla característica de los platos locales.

Y para culminar el recorrido por esta villa tradicional, los lugareños recomiendan probar una canchánchara en la Taberna que lleva igual nombre, que este cóctel compuesto por aguardiente, limón y miel. Viajar y conocer lugares, es una de las mejores experiencias que se puede tener en la vida.

 

Artículo redactapo por: Lisandra Leyé del Toro

Informaciones sobre el autor: Patricia Cruceros
Antes, era periodista, pero después he dedicado una gran parte de mi vida en visitar las cuatro esquinas del mundo. Ahora, ya no puedo resistir, en particular, ya para el futuro. Viajaba mucho hasta ahora. Y estos descubrimientos, te los comparto para que puedas bien prepararte antes de programar tu escapada lejana. Entonces, prepárate a descubrir el mundo y no olvides compartir tus opiniones o tus comentarios.
  • Compartir :
  • Reaccionar :

Publicar un comentario

captcha

Descubrir también

COMPAÑERO DE SUS VACACIONES