una-escapada-islandesa-para-descubrir-thingvellir

22 Juillet 2019 - Europa
una-escapada-islandesa-para-descubrir-thingvellir

Con 24.000 hectáreas, el Parque Natural de Thingvellir se encuentra a unos 50 kilómetros de Reikiavik, la capital de Islandia. Es un lugar cargado de historia que, además, muestra fantásticos paisajes gracias a la intensa actividad sísmica de la región. Para explorar el sitio, los visitantes pueden seguir diversos senderos, a pie o a caballo. Cascadas, montañas, lagos, Auroras Boreales y restos históricos salpican esta etapa del Círculo de Oro, que reúne los tres principales atractivos turísticos del país.

 

El lugar de Thingvellir en la historia de Islandia

Thingvellir fue declarado Parque Natural en 1.930 y se encuentra dentro del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Destaca por sus magníficos paisajes y por su actividad sísmica. Se encuentra en el suroeste de Islandia, en una región volcánica que sigue activa. La magnífica belleza del lugar y su importancia histórica para el pueblo islandés lo convierten en un lugar excepcional. Fue, aquí, donde se proclamó la creación de la República de Islandia el 17 de junio de 1.944. Al final de la colonización vikinga, los islandeses decidieron establecer su parlamento en este lugar. En islandés, Thingvellir significa "las llanuras del parlamento".

 

¿Qué se puede ver en Thingvellir?

-          Paisajes increíbles

Thingvellir es apreciado por la belleza de su paisaje. Este valle es el punto de encuentro entre dos placas tectónicas, la de Eurasia y la de Norteamérica. Por lo tanto, en algunos puntos, se puede tener un pie en Europa y en América al mismo tiempo. La llanura de Thingvellir está formada por la lava de tres volcanes diferentes. Debido a la actividad tectónica, en esta región, son frecuentes los temblores de tierra. A medida que las placas tectónicas se alejan unas de otras, el lugar se expande 5 milímetros cada año. Estos movimientos han dado lugar a fallas y fisuras geológicas que, a su vez, han creado gigantescos acantilados. Las áreas de césped graso forman un contraste sorprendente con los campos de lava. Gran parte de la llanura está cubierta de bosques, constituyendo una de las mayores zonas forestales de Islandia.

 

-          Fallas famosas

Como resultado de los movimientos sísmicos, se han formado numerosas fallas que, paralelas entre sí, están orientadas a lo largo de un eje suroeste/noroeste. Se distribuyen principalmente en los lados oeste y este de la llanura en dos grupos de depresiones opuestas. Esta zona se encuentra Almannagja, un gran cañón formado por una falla de 7,7 km de longitud y 64 metros de separación en el punto más ancho. Su opuesta, al otro lado de la llanura, es Hrafnagja con 11 km de longitud. Otra falla destacable, Silfra, está sumergida en el agua, concretamente en el lago Þingvallavatn, convirtiéndose en un lugar de buceo muy conocido. El agua es especialmente clara y los lugares para descubrir son numerosos, por ejemplo, la Laguna, la Sala Silfra y la Catedral, el más popular. Este último es una enorme falla, de 63 metros de profundidad y unos 100 metros de longitud, que se puede visitar en su totalidad.

 

-          Ríos y Manantiales

El río Oxara, ("Río del Hacha") es un curso de agua que atraviesa toda la llanura y también algunas fallas. Concretamente, cuando cruza la falla Almannagja forma una soberbia cascada, de 20 metros de altura, llamada Oxarfoss. Después llega al Lago Thingvallavatn, un lago alimentado por numerosas fuentes de agua que destacan por su alta pureza. Hace tiempo, se descubrió que los manantiales provenían de un glaciar situado a 50 km al norte del lago. Este glaciar proporciona, además, las aguas termales de Nesjavellir, al sur del lago. Este agua se filtra por la roca, lo que explica la claridad de la extensión de agua.

 

-          Las montañas

El Parque Natural de Thingvellir se encuentra en la cresta del Atlántico Medio. Las llanuras de Thingvellir son una depresión que forma una cuenca con varios picos, algunos de los cuales tienen más de 1.000 metros de altura. Entre los más altos se encuentran el Hrafnabjörg, con 763 metros, el Armannsfell de 764 metros, el Burfell con 783 metros y el Syostasula, situado en el macizo de Botnssulur que alcanza una altura de 1.093 metros.

 

-          Lago Thingvallavatn

El lago más grande de Islandia es el Lago Thingvallavatn y se encuentra en el centro del Parque Natural de Thingvellir, al borde de las montañas a unos 100 metros bajo el nivel del mar en una cuenca de colapso. Este amplio lago, de 83 km², es el hogar de numerosas especies tanto de peces como de aves. Incluso es posible ver variedades únicas en el mundo, como el anfípodo endémico de agua dulce, un tipo de crustáceo muy antigua que habrían logrado sobrevivir a las glaciaciones.

 

-          Encuentro con la naturaleza en Thingvellir

En Thingvellir, los mamíferos salvajes son escasos pero destacados. Los zorros polares, con su inmaculada piel blanca, son una especie natural de Islandia que los viajeros de visita en esta zona tendrán la oportunidad de observar y fotografiar. Thingvellir es, también, el refugio de los visones americanos que escaparon de las granjas de la industria peletera y se adaptaron a la vida en el bosque. Más discreto, el ratón silvestre, importado por los vikingos, está muy extendido en la región. En el lago Thingvallavatn se pueden observar unas cincuenta especies diferentes de aves, por ejemplo, el cisne cantor, el elegante bagre, el merganser común,... El lago, en sus orillas, también alberga algunas aves terrestres.

 

-          Bosques, Thingvallaskogar

Thingvellir estaba cubierto de abedules, pero el desarrollo de las actividades humanas combinado con el pastoreo ha sacudido el ecosistema. La creación del parque nacional, permitió la recuperación de los Thingvallaskogar. En la actualidad, el parque está cubierto de árboles que, esencialmente, no son especies endémicas, por ejemplo, las coníferas. Esta forestación, que probablemente alteraría el paisaje natural de Islandia, ha cesado permitiendo que los abedules recuperen su importancia. El sotobosque contiene diversas especies de plantas, además de flores como el geranio de la madera, el botón de oro, la alquimia común,… Los musgos también reinan en todo el bosque.

 

-          La campiña de Thingvellir

Thingvellir es el resultado de varios fenómenos sísmicos. Este lugar también ha conservado el magnífico paisaje agrícola típico de Islandia, que se remonta a los siglos XVIII y XIX. Los visitantes del lugar tendrán ocasión de ver corrales de ovejas, casas y sus anexos, todo ello rodeado de pequeños campos. En el pasado, la tierra situada alrededor de las granjas se utilizaba para el pastoreo de ganado. La granja Thingvellir (Pingvallabær) estaba situada cerca de la iglesia y, originalmente fue hecha de turba y piedra, posteriormente fue reconstruida en hormigón. Cerca de la iglesia está la casa del obispo de Skalholt, quien dirigió la Asamblea después de la cristianización. Los viajeros, a medida que avanzan en el recorrido, también podrán admirar la capilla y la casa del cervecero de Thingvellir.

 

-          Los restos históricos de Thingvellir

Visitar Thingvellir también significa descubrir restos históricos, algunos de los cuales datan del siglo X. En Lögberg todavía se puede encontrar el lugar en el que los funcionarios electos solían, cada año, aprobar leyes. Las autoridades de la época se reunían en chozas quedando, aún, unas 50. Estas casas eran de turba y piedra, con techo de lona.

En el río Öxara, en la actualidad todavía es posible ver el "estanque de los ahogamientos", una cuenca a la que se arrojaban brujas y mujeres infieles que fueron trágicamente asesinadas mediante ahogamiento.

 

-          Descubrir el Círculo de Oro

Con este nombre se designa tres destinos emblemáticos que se encuentran entre los más visitados de Islandia. El Círculo Dorado incluye Thingvellir, las Cataratas Gulfoss y el lugar en el que se sitúa el Géisir. Es posible visitar el Círculo Dorado en un solo día, una opción interesante si se dispone de poco tiempo para admirar la belleza de Islandia.

 

-          El sitio de Geysir

Geysir se encuentra a 105 kilómetros de Reikiavik, en el Valle de Haukldalur. Las erupciones de géiseres en el Geysir se producen dos o tres veces al día. Estos fenómenos geotérmicos naturales son el principal atractivo del Círculo de Oro. Cerca de Geysir, también se puede contemplar otra erupción, la del géiser Strokkur.

 

-          Gulfoss

La "Golden Fall" es una espléndida cascada, un fenómeno natural que nace como resultado de dos caídas sucesivas. Los senderos de tierra permiten a los viajeros observar, de cerca, las caídas. Es importante llevar protección impermeable para no dañar teléfonos, cámaras u otros dispositivos electrónicos.

Además de los tres sitios principales, una excursión para descubrir el Círculo de Oro también puede incluir otros lugares como el pueblo de Hveragerði y del cráter de Kerið.

 

¿Qué hacer en Thingvellir?

Dos tercios de los turistas que visitan Thingvellir son extranjeros. El verano es la estación más adecuada para descubrir este parque natural pero, por supuesto, se puede acudir en invierno y admirar la naturaleza invernal. Una de las maravillas que se podrán contemplar es, por ejemplo, la Aurora Boreal, sin duda, una experiencia inolvidable.

 

-          Descubrir la naturaleza a pie, a caballo o en bicicleta

La belleza de este parque natural exige que los excursionistas caminen por senderos salvajes y protegidos. Es posible recorrerlos a pie, en bicicleta o a caballo. Una de las rutas más destacad es la que lleva hasta Hvalfjörour, desde donde se podrá admirar la Cascada de Glymur.

 

-          Disfrutar de la naturaleza

Thingvellir es un santuario que alberga diversas especies endémicas. Cada año, se dan cita numerosos visitantes para observar alrededor de 50 especies de aves que han hecho su hogar alrededor del Lago Thingvallavatn. También es un gran lugar de encuentro para pescadores, especialmente para los que desean capturar una trucha gigante.

 

-          Buceo y Snorkeling

Los entusiastas del buceo y el snorkeling se verán seducidos por la reputación de Silfra, uno de los lugares más encantadores de Islandia. El clima islandés es muy duro, pero los novedosos trajes secos permiten sumergirse, sin ningún problema, en un agua a 2°C te temperatura. Una experiencia sin igual es un baño en la falla de Silfra, donde los buceadores se dejan llevar por una corriente de luz a lo largo de todo el recorrido. Aquellos viajeros que no estén muy familiarizados con el buceo, pueden decantarse por las máscaras de esnórquel, equipo que puede ser utilizado a partir de los 12 años de edad. Para completar la aventura, también es posible sumergirse en las profundidades del Lago Thingvallavatn.

-          Redescubrir los placeres del camping

En este gigante parque natural hay varios lugares que resultan perfectos para pasar la noche. El camping principal se encuentra junto al Centro de Información, es una zona de césped que permanece abierta todo el año. También dispone de otras áreas, como Vatnskot, cerca lejos del lago, o en Skogarholar. Las tarifas del camping se aplican por persona y hay que añadir el coste de la electricidad.

 

-          El espectáculo natural de la Aurora Boreal

En una noche oscura con cielo despejado, este magnífico espectáculo se puede admirar desde finales de agosto hasta mediados de abril. Las luces verdes, rosas, rojas o naranjas se mezclan y ofrecen un show inolvidable en el cielo. Sobre el Parque Thingvellir, se puede fotografiar este fenómeno cuyos coloridos efectos se combinan con el paisaje. Consultando previamente el parte meteorológico, es posible programar veladas destinadas a la observación, en las mejores condiciones, de la Aurora Boreal.

 

-          Caminar bajo el Sol de Medianoche

Islandia está situada en el norte del globo terráqueo, cerca del Círculo Polar Ártico. Al igual que en algunos países nórdicos, en verano, también brinda la oportunidad de admirar el "Sol de Medianoche". Durante el período estival, el sol no se pone y permite disfrutar de la luz del día durante 24 horas seguidas por lo que se pueden hacer multitud de actividades.

 

¿Cómo llegar a Thingvellir?

Desde Reikiavik, para acceder al Parque Natural de Thingvellir hay que tomar la Ruta 1 y continuar por la Ruta 36. El parque dispone de áreas de aparcamiento para los visitantes. La visita de este parque natural es gratuita y abierta a todos, sólo se cobra el acceso al aparcamiento.

Visitando el Centro de Visitantes, cerca del recinto del Parlamento, se puede asistir a una exposición interactiva de media hora de duración. En este lugar, los viajeros encontrarán toda la información práctica sobre las actividades que se pueden realizar en este lugar, por ejemplo, excursiones, fenómenos naturales que no hay que perderse, atracciones locales,... Más al norte, en Leirar, hay otro centro de información.

Informaciones sobre el autor: Alexia Debarco
Soy apasionada de viajes desde que obré en el dominio del turismo. Hice numerosos descubrimientos a lo largo de mis experiencias. Los viajes, los conozco bien. Destinos, hay mucho. Cada lugar es único y esconde muchos secretos. Entonces, a través de mis escritos, les hago descubrir los misterios de los lugares más bellos del mundo. No vacilen sobre todo en dejarme comentarios o críticas.
  • Compartir :
  • Reaccionar :

Publicar un comentario

captcha

Descubrir también

COMPAÑERO DE SUS VACACIONES